Los videos de casos de éxito son una herramienta visual muy utilizada por marcas para ganar confiabilidad. En esta nota te contamos cómo hacer este tipo de producciones:

¿Cuántas veces leíste comentarios de otros clientes antes de realizar una compra? Los videos de casos de éxito son cada vez más usados por pequeñas y grandes empresas para contar la opinión de sus clientes sobre su producto o servicio.

Son una herramienta de marketing fundamental para generar confianza y atraer potenciales clientes. En la etapa final del proceso de compra, donde la persona está a punto de realizar la compra o no, un video de caso de éxito puede marcar la diferencia. 

Este es un video de caso de éxito de la empresa Logicalis sobre su trabajo con el programa Ceibal. La producción fue realizada por Cuarto Enfoque

Ideales para empresas B2C o B2B

Este tipo de contenido audiovisual se puede realizar tanto para testimoniales de consumidores finales como de otras empresas. Por lo general se realizan dos tipos de videos “Caso de éxito”. 


Un solo plano: se busca narrar una experiencia de forma simple, se utiliza un plano continuo de plano pecho de la persona narrando su experiencia.

Video experiencia: se utiliza una mezcla entre el plano tradicional con tomas dentro del ambiente del cliente para complementar su historia. Ya sea de su espacio o de sus resultados. 

Es una pieza que requiere de bastante producción para que la historia sea efectiva y esté bien contada. Te contamos el paso a paso para evitar errores si decides encarar la segunda  opción: 

 

1. Elige a tus clientes o empresas ideales.

 

Este primer paso es muy importante porque serán los protagonistas de tu video y quienes contarán la historia. Identificá qué clientes o empresas quedaron más satisfechas con tu producto o servicio. Es ideal que los contacte alguien de tu empresa con quien haya quedado una buena relación.

¿Cómo identificarlos? Puede ser que hayan dejado comentarios positivos en tus redes sociales o Google; o simplemente podés preguntarle a tu equipo quién podría ser una buena opción. 

 

2.Contactalos

 

En esta etapa hay que actuar con cuidado para no abrumarnos de información y crean que es una tarea difícil. Lo importante primero es saber si el cliente está dispuesto a participar de un testimonial y explicarle de forma resumida y sencilla cuál es el objetivo del video y qué tiene que hacer.  

Es importante no obligar a la persona o empresa a participar. Si notás que no está convencido o que tiene dificultad para hablar a cámara, es mejor buscar otra opción.

TIP: Tené en cuenta que si vas a grabar en una institución escolar o tu producto/servicio es para  menores de edad y deseas reflejar su experiencia, vas a necesitar autorización explícita de los padres para que ellos puedan aparecer.

 

3. Hora de planificar la grabación.

 

  • Define día y hora: Tené en cuenta que la grabación de una entrevista completa lleva en promedio entre media a una hora en total.  Esto se debe a diferentes factores: si el entrevistado llega puntual, si es una persona que le cuesta o si se suelta delante de la cámara, o si tiene o no preparado con anticipación lo que desea decir. En base a este dato organizá el timing del día teniendo en cuenta dejar aproximadamente una hora entre cada entrevistado.
  • Tiempo del set: Si la producción la va a realizar una productora audiovisual profesional (recomendado), es importante saber que se tarda aproximadamente entre 10 a 15 minutos en preparar el set. Esto contempla el armado de la cámara, las luces y el equipo de sonido.
  • Define los lugares de grabación: Revisá con anticipación cuáles son los lugares ideales para filmar. Es importante ver la iluminación del lugar, el espacio para que el entrevistado entre y el equipo de filmación. 
  • ¡No te olvides de pensar en el sonido ambiente del lugar! Intentá que sean salas privadas donde el sonido se encuentre controlado. Lo recomendable es utilizar micrófonos corbateros para captar el sonido de forma más pura y directa.
  • Armá un cuestionario con las preguntas que deseas realizarle al entrevistado. Estas van a ser fundamentales ya que guiarán al entrevistado y te asegurás de que no falte ningún dato importante en tu video. Es probable que la mayoría de las veces las respuestas sean muy largas o poco precisas. Te recomendamos grabar de a una pregunta a la vez, escuchar atentamente lo que dijo y cómo lo dijo para incentivar al cliente a repetirlo una vez más en caso de ser necesario. Generalmente se debe pedir que sea un poco más preciso haciendo una respuesta más corta o ayudarlo a modificar algunas palabras si suenan mal o fuera de contexto.
  • Un tip: Antes de empezar con la entrevista pedile al entrevistado que responda frases cerradas. Cuando se realiza la posterior edición, es más fácil poder pulir el audio al tener frases cerradas y concretas. Cuando el entrevistado divaga o deja muletillas intermedias es difícil poder editar el audio de forma correcta para compactar la respuesta. 
  • Dejá un tiempo en la jornada para realizar tomas complementarias. Para darle más dinamismo al video se suele sumar pequeñas tomas del ambiente para enfatizar lo contado. Es ideal contar con un rango de tiempo definido para que la productora realice tomas aéreas o detalle del lugar.
  • Si es posible, utilizá un telepronter: Son máquinas que van sobre la cámara y muestran el texto para que la persona lea directamente. Acelera la efectividad pero a veces puede hacer que quede muy forzoso.

 

4. Seleccioná el material

 

Generalmente luego de la grabación quedan muchas horas de material. Sin embargo, lo más recomendado es seleccionar las mejores partes para que entre en un video de entre 1 y 5 minutos, según su finalidad.

Por lo tanto, una vez realizada la grabación se debe elegir qué entrevistados van a estar en el video final y qué parte va a decir cada uno. Lo mejor es elegir varias personas, por lo menos para que aparezcan en frases cortas, así le da más dinamismo y veracidad a la historia.

No olvides de generar una narrativa, es decir, explicar cuál era el problema, cuál fue la solución, cuáles fueron los resultados y si el cliente quedó contento. Es importante sumar en la narrativa el contexto y la situación por la cual se generó la adquisición del servicio o producto. 

Como Productora Audiovisual, nosotros nos encargamos de limpiar el material generado para dejar únicamente las mejores partes para que el cliente elija cuáles son las más destacadas y proponemos una narrativa general del video.

 

5. Reforzá el mensaje

 

Una vez realizada la edición del material, podés sumar placas que ayuden a que se entienda el contenido. Por ejemplo, bajadas o lowerthirds con el nombre de la persona, su cargo y algún dato que creas relevante. También podés sumar frases cortas y concisas que quedaron fuera de las entrevistas y que consideres que son importantes para la historia. 

 

6. Aprobación

 

Es importante que el video esté aprobado por la persona o la organización que se ofreció a dar el testimonial antes de publicarlo.

 

7. Adaptalo a diferentes formatos. 

 

Un video de caso de éxito puede servir para diferentes plataformas. Sin embargo, eso no significa que en todas deba publicarse de la misma manera. Por ejemplo, podés subirlo completo a tu página web o canal de Youtube. Para redes sociales es probable que tengas que acortarlo y modificar su formato.

 

8. Incorporalo en tu estrategia de marketing: 

 

Buscá en qué momentos se puede mostrar este contenido para que sea más efectivo. Puede ser en el sitio web, en redes sociales y hasta en un email luego de que alguien se contacte con tu empresa. 

¿Te pareció útil esta información? Sumá tu propio video de caso de éxito a tu empresa y empezá a traer nuevos clientes. Nosotros sabemos cómo hacerlo.

Cuarto Enfoque
ENVIAR